18 nov. 2008

Salud de la mujer 2º parte

Mientras que la infección por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es un problema de salud pública, la epidemia, en cambio, es un problema de género. La enfermedad está afectando desproporcionadamente a las mujeres y niñas adolescentes; los datos son alarmantes, de 37 millones de personas que viven con VIH el 50 % corresponde a mujeres (Informe Global de la Epidemia VIH/SIDA, UNAIDS .Julio 2002)
Por otra parte, la epidemia del VIH /SIDA ha hecho evidente toda una nueva y completa área de violaciones de los derechos humanos, en la medida que la epidemia representa una conjugación de dos de las formas más insidiosas de opresión humana como son: el género y la sexualidad.
La discriminación incrementa la vulnerabilidad de las personas a la infección por el VIH, las mujeres y otros grupos vulnerables, están propensos al riesgo de la infección, debido a su estatus desigual en la información, acceso a la prevención y a los cuidados de salud.
Las mujeres, en muchas regiones del mundo, no tienen acceso a consejería, exámenes diagnósticos, tratamiento y prevención; en este sentido hay discriminación y otras consecuencias negativas como la estigmatización.
Los abusos contra la mujer (violencia basada en el género), son muy diversos y van desde abuso sexual, violación, infanticidio femenino, mutilación genital femenina, prostitución forzada, violencia doméstica, violación marital, acoso sexual en la escuela y sitio de trabajo, tráfico, hasta violencia relacionada con la dote.
La violencia basada en género y la violación constante de los derechos humanos en la mujer seropositiva al VIH, han generado una serie de respuestas en los organismos internacionales, las cuales tienen como finalidad urgente y prioritaria el restablecimiento de esos derechos.
Para concluir este tema sobre la desigualdad basada en el género consideramos importante recordar una frace
“La violencia contra la mujer es tal vez la violación más vergonzosa de los derechos humanos. No conoce fronteras geográficas, culturales o económicas. Mientras continúe no podemos decir que estamos haciendo progresos reales hacia la igualdad, el desarrollo y la paz”

No hay comentarios.: